La Comisión Europea apuesta por levantar restricciones a los viajeros no europeos