Los compradores se dirigen a 2018 con la continua presión para reducir los costes