La UE quiere más coordinación y criterios comunes a la hora de restringir la circulación entre países