La imperativa necesidad del deber de protección