La conexión entre todos los actores, clave para el viajero corporativo tras el COVID-19