IATA apuesta por extender el certificado COVID europeo como estándar global