El NDC (primera parte) «Es hora de volar»