Del estudio sobre el «riesgo en el país», muy pocos se salvan