Comprender mejor América Latina

En un año de extrema turbulencia en las áreas financiera y económica de la mayor economía del continente, América Latina es actualmente un territorio dividido entre economías que siguieron el modelo populista de gestión de su propio sistema productivo (Bolivia, Venezuela, Argentina y Brasil- los dos últimos ahora vuelven a los tiempos normales-.), y otros que siguieron el camino correcto de libre mercado y responsabilidad fiscal y están cosechando lo que sembraron (como Perú, Ecuador, Chile, Colombia y Uruguay, entre otros).

Aunque los países más pequeños están creciendo debido a los acuerdos de libre comercio firmados con Europa y Estados Unidos, el hecho de que Brasil sea responsable de un promedio del 60% del volumen de cualquier área económica, con su población de 200.000 habitantes y posición estratégica, los inhibe y les impide crecer aún más.

Con la inflación, la devaluación de la moneda local, las inestabilidades políticas y legales, la escasa competitividad y la creciente centralización de las estrategias a nivel global, lo que lleva a conflictos entre la realidad local de la empresa y sus aspiraciones globales, ¿cómo va a ser una organización capaz de gestionar el coste de viajes corporativos y eventos, especialmente para el alojamiento?

Comprender el mercado y sus especificidades

En primer lugar, es importante que usted, lector de este artículo – ya sea americano, canadiense, australiano, japonés o europeo (por lo general aquellos a quienes informamos de nuestra gestión regional y local), entienda que el mercado latinoamericano es muy diferente al suyo (tanto como lo es Asia también). ¿Por qué?

Al menos el 60% de nuestros alojamientos no publican sus tarifas y contenidos en el Sistema de Distribución Global (GDS).

1. No hay datos totales, pero puedo estimar que al menos el 60% de nuestros alojamientos no publican sus tarifas y contenidos en el Sistema de Distribución Global (GDS). En primer lugar, porque es demasiado caro; en segundo lugar, porque es demasiado laborioso para gestionar el inventario y puesto que son, en su mayoría, pequeñas propiedades – hacerlo end-to-end o a través de correo electrónico y teléfono es el más práctico; y tercero, porque siempre funcionó de esa manera y se venden por su cuenta – no necesitan GDS. Como dije anteriormente, en los países con muchos inconvenientes del gobierno y que trabajan con facturación manual y procesos, los GDSs, con sus honorarios por ‘clics’ y reservas realizadas, “matan” al pequeño/ mediano empresario. Simplemente no es posible financiarlos, o no seguirán siendo competitivos y nadie quiere dar el primer paso y correr el riesgo de desaparecer.

2. Facturación: no existe, o es muy rara en su país. Bueno, las empresas aquí trabajan intensamente en el flujo de efectivo para mejorar los resultados y para crear el momento para invertir y financiar sus propias operaciones. También compromete los hoteles y retrasa el avance de nuestro mercado, ya que no tienen dinero para invertir en mejoras o la posibilidad de reducir sus tarifas. Entonces, ¿son las compañías villanas? No, los villanos son gobiernos que los obligan a pagar impuestos gigantescos, muy a menudo en duplicidad, para sobornar a los funcionarios del gobierno e invertir en servicios privados que deberían ser proporcionados por estos mismos gobiernos. Las empresas hacen lo que pueden para sobrevivir y ganar algo de dinero para enviar de vuelta a su sede.

Debido a una larga historia de corrupción y conflictos de interés en estos países, las empresas temen dar tarjetas corporativas a sus empleados.

Además, debido a una larga historia de corrupción y conflictos de interés en estos países, las empresas temen dar tarjetas corporativas a sus empleados. Aun cuando las tarjetas de crédito mejoran la visibilidad de los gastos de hotel y hacen la vida más fácil para “las cuentas por pagar”, algunos en el mercado creen que se debilita el control. Los gastos son visibles después de que ya se hicieron (lavandería, bebidas alcohólicas, cenas, transporte público, etc.) y es demasiado difícil impugnar los gastos y pedir su devolución de cargo – incluso cuando las tarifas de hotel están autorizados, es común que muchos viajeros pidan al hotel que carguen sus extras a la misma tarjeta. De esta forma, muchos de ellos encuentran más fácil retener y pagar la factura cuando están totalmente de acuerdo con lo que el hotel está cobrando – el dinero solo deja la tesorería cuando tiene que salir, y la empresa tiene algunos días para el flujo de caja. Solo para tener una idea, en varios países de América Latina, las empresas tienen cuentas directas con los proveedores, que son negociados directamente por las áreas de Adquisiciones.

3. Comisiones por reservas: Creo que en sus países esta práctica ha sido abolida hace mucho tiempo. En América Latina, todavía no – y peor aún, hablamos de eso durante las negociaciones con las TMC cuando las contratamos. ¿Se le compensará con retención o devolución de comisiones, además de una tarifa de transacción? Y tenemos que trabajar intensamente para que, además de negociar tarifas netas (sin comisión) con hoteles, se apliquen a nuestras reservas. Sí, hay un problema de confianza con la mayoría de las agencias de viajes, cuando nos reservan con tarifas “netas” que realmente pagan comisiones, y las agencias se pagan dos veces – en la tarifa pagada por nosotros y en la comisión pagada por el hotel para esa reserva.

En América Latina, todavía no se han abolido las comisiones por reservas.

Por no hablar de los programas de proveedores preferidos de las agencias de viajes / TMCs que dirigen el conflicto con el nuestro.

4. Calidad de los datos transaccionales: nuestros informes son pobres y no muy confiables, incluso los de los grandes TMC. No sé qué ocurre entre sus oficinas, pero los informes que extraemos contienen demasiados errores: datos de gestión capturados en la reserva, tipo de cambios más bajos, tasa pagada, extras a la categoría de hotel, etc. Es un problema recurrente que oigo de los gerentes de los más altos presupuestos corporativos de la región, trabajando con diversos TMCs; es decir, es generalizado. Además, los mismos datos de alojamiento incorrectos que alimentan nuestros informes de clientes son la fuente de las facturas o van a la compañía de tarjetas de crédito. ¿Por qué creen que nuestros equipos, y nosotros mismos, perdemos tanto tiempo confiriendo, objetando e internamente reasignando los gastos? Porque el proveedor original de la información tiene problemas (con la tecnología o por la simple falta de organización).

Nuestros informes son pobres y no muy confiables, incluso los de los grandes TMC.

Bueno, me he enlistado y comentado cuatro de los principales problemas que solo veo en los hoteles en América Latina. Sin embargo, hay algunos otros que me gustaría explorar más (aerolíneas, MICE, alquiler de coches,…) – ¡por favor esperen las próximas publicaciones!

Por: Fernão Loureiro Tanaka Philips LATAM Business Travel Manager Indirect Materials & Services (Brasil)

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin