¿Cómo perder peso viajando?

¿Es posible perder peso viajando para un viajero de negocios frecuente?

De acuerdo a un estudio de Extended Stay America, 86% de los viajeros frecuentes confiesan haber ganado unos 700 g cada semana de viaje.

¿Cómo perder peso viajando?

A finales del 2017, los resultados del chequeo médico anual no fueron buenos. Presión alta, niveles de azúcar en la sangre y triglicéridos elevados e inflamación del hígado. Mi doctor me advirtió: “Jorge, las consecuencias del estilo de vida que llevas están empezando a manifestarse, y si no hay un cambio, tendremos que tomar medidas drásticas”. Me indicó que la solución era “fácil”, solo tenía que perder peso y hacer ejercicio.

"Según mi Apple Watch, quemé 280 calorías, sentí que me moría."

“Según mi Apple Watch, quemé 280 calorías, sentí que me moría.”

En mi última entrega, compartí el resumen de mis viajes en el 2018. 78.000 millas, 17 ciudades, 10 países, 53 vuelos, en un total de 20 viajes. Mi realidad era que no comía bien, ni hacía ejercicio en casa, mucho menos viajando. De hecho durante los viajes, la tendencia es comer peor.  Y el ¿Ejercicio?  “¡¿Cuándo?!”. Mientras viajo, mi jornada laboral es más larga. En ocasiones entre 12 o 14 horas.

El 20 de enero del 2018, me pesé. La balanza indicó 116 kg. Perder peso se convirtió en una prioridad para mi. Me propuse bajar a 79 kg  en un año e invité a mi esposa a salir a caminar. Caminamos 4,83 km en 54 minutos y 11 segundos. Según mi Apple Watch, quemé 280 calorías y sentí que me moría.

“Utilizo 3 aplicaciones en mi smartphone: Apple Health, Apple Activity y MyFitnessPal.”

¿Cómo perdí 31 kg?

Es imperativo conocerse a uno mismo y entender las estrategias que funcionan y las que no en nosotros. Para mí, no restringirme en la comida, poder seguir el progreso de hacer ejercicio y usar tecnología es muy importante.

La tecnología, nos ofrece fórmulas para ayudarnos a perder peso. Yo utilizo 3 aplicaciones en mi smartphone:  Apple Health, Apple Activity y MyFitnessPal. Esto combinado con un fitness tracker, que es un Apple Watch. Me gusta porque automáticamente lleva cuenta de mis ejercicios, palpitaciones por minuto, calorías quemadas, etc. También, me permite incrementar mis objetivos de quema de calorías semanalmente, es decir, que me ayuda a progresar.

Respecto a la comida, tuve el apoyo de mi esposa, que se dedica a ayudar a gente a llevar una vida muy saludable vía su blog. En sus palabras: “Mi método no es restringir a las personas de sus comidas favoritas. Es guiarlos en cómo tomar mejores decisiones”.  Entendí que la clave está en controlar las porciones y tener un tope en la ingestión diaria de calorías. Con la aplicación de MyFitnessPal, podemos llevar cuenta de nuestras calorías. En mi caso, intento ingerir no más de 2070 calorías por día. 

En lo referente al ejercicio, Simon Sinek, autor de “Start with Why”, habla sobre un concepto interesante. Consistencia vs. Intensidad, que es el mensaje que aplica acá. Sinek dice: “No vas a perder peso yendo al gimnasio una vez por 9 horas, pero si vas todos los días por 20 minutos, te lo garantizo”.

“La consistencia es muchos más importante que la intensidad.”

La consistencia es mucho más importante que la intensidad. La intensidad va aumentando sola, mi experiencia ha sido que al perder peso, automáticamente puedo aumentar la intensidad de mi ejercicio. Mi última caminata fue de 7,53 km en 65 minutos, quemé 469 calorías y me sentí tan bien, que hice 20 minutos más en la elíptica. Comparado con la primera caminata que les comentaba anteriormente, son la noche y el día.

"La clave para perder peso mientras viajamos (…) es, en una palabra, DISCIPLINA."

La clave es ser disciplinado, hago al menos ejercicio TODOS LOS DÍAS. De hecho, han sido 4 días que no lo he hecho. Cuatro días de 370 (hoy es 6 de febrero del 2019), significa que mi tasa de efectividad ha sido del 98,92%. 

¿Mientras viajo?

Uno de los retos más grandes para los viajeros de negocios es mantener una rutina. Siendo indispensable que nuestras rutinas saludables “viajen” con nosotros. Actualmente, una de las consideraciones más importantes cuando escojo un hotel es que tenga un gimnasio bien equipado o acceso a áreas donde pueda caminar. Y mantengo mi rutina como cuando estoy en casa: hago ejercicio todas las mañanas entre las 6 y 7 de la mañana. Lo que significa que en mi calendario no existen compromisos antes de las 8 de la mañana.

Tengo una estrategia mientras viajo respecto a la ingestión de calorías: 400, 600, 1.000. Significa que intento que mi desayuno consista de 400 calorías, el almuerzo de 600 y la cena de 1.000 calorías. Esto me permite “guardar” un mayor numero de calorías para las cenas con clientes, donde generalmente se come más. Adicionalmente, es muy importante mantenerse hidratado, entonces procuro consumir entre 2 a 3 litros de agua durante el día. También intento, en lo posible, mantener el mismo horario de comidas como cuando estoy en casa.

Resumiendo

Es importante conocerse bien y entender qué estrategias funcionan para cada uno de nosotros. No olviden que la consistencia es más importante que la intensidad. Es importante hacer un esfuerzo para que nuestras rutinas saludables “viajen” con nosotros.

La clave para perder peso mientras viajamos es, en una palabra, DISCIPLINA.

 

Por: Jorge Enríquez
Regional Client Account Manager,
The Americas – Collinson
jorge.enriquez@collinsongroup.com