Los lazos familiares y culturales suavizan la caída de vuelos en Europa