Las empresas pierden 676€ por empleado y año en notas de gasto fraudulentas