La UE abre fronteras a los viajeros estadounidenses pero no a los británicos