La pandemia cambia las tendencias de los gastos profesionales