Cataluña imita otras ciudades europeas y cierra la restauración