Las Islas Canarias, destino perfecto para los “remote workers”