Las aperturas mundiales de hoteles, a buen ritmo pese al COVID-19