El COVID-19 provoca la pérdida de 6.000 rutas desde aeropuertos europeos