EEUU exigirá un test negativo a los viajeros a partir del 26 de enero